Nada humano me es ajeno

 
Si algo he buscado en este blog ha sido explicarme con la mayor simplicidad posible. Esta vez a modo de excepción voy a valerme de dos latinajos:
“Homo sum, humani nihil a me alienum puto.”
Hombre soy; nada humano me es ajeno.
A lo que Unamuno respondió:
Homo sum, nullum hominem a me alienum puto.”
Soy hombre, a ningún otro hombre estimo extraño.

Nada humano me es ajeno. Es esta una posibilidad inalcanzable sin el autoengaño, empatía absoluta que, sin embargo, se vuelve más cercana con cada larp que pasa.
Cuando se interpreta a un personaje, se viste su piel, adquirimos una cierta afinidad hacia aquellos con una realidad similar.
No seamos absurdos, interpretar una experiencia no es lo mismo que vivirla y aún así…
Y aún así ese constante ponernos en el lugar de otro, va realizando un lento cambio hasta que casi podemos afirmar: Nada humano me es ajeno, a ningún otro hombre estimo extraño.
Recientemente tuvo lugar un larp en Suiza en el que durante unas horas políticos y delegados se pusieron en el lugar de refugiados Sirios. En los comentarios pude leer: “Lo que nos faltaba, que nuestros políticos sientan empatía por los refugiados”
¡Pues si!, la empatía es algo muy necesario en un mundo empeñado en dividirnos en pequeños y manejables grupos.
Pero esta cercanía en la experiencia es necesaria no sólo con el que sufre, también con el victorioso, con el que causa dolor, con el que tiene una vida anodina. En definitiva con todo aquello que nos es ajeno. ¿De qué sirve esa conexión si va dirigida siempre hacia un mismo sector a parte de para polarizarnos aún más?
Decir algo como: Larper sum, humani nihil a me alienum puto. Es sin duda excesivo, presuntuoso y pedante, pero eso no cambia que el larp sea, a veces por accidente, el camino inconsciente hacia la empatía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.