La autolimitación como camino de experimentación

El larp se caracteriza por su enorme libertad. Pero lo que en un principio supone una gran ventaja es a su vez un arma de doble filo que puede llevar tanto a la perdida de foco por aglomeración (ver artículo Más no significa mejor) como a dificultar el aprendizaje y progreso del organizador.

En cualquier disciplina es necesario poder diseccionar el trabajo a realizar para lograr un avance adecuado. Focalizar cada uno de los elementos por separado, diseccionándolos para que, una vez reunidos, su suma camine hacia la perfección.

En el caso de actividades artísticas esta limitación puede llevar también a un descubrimiento creativo, cuando para superar estas limitaciones, no quede más remedio que experimentar en busca de soluciones.

De este modo unas ligeras limitaciones en un larp pueden servir para este propósito. ¿Y si vamos más allá?, ¿y si limitamos al absurdo hasta que del larp sólo queden las líneas básicas buscadas?

No propongo esto como una norma sino como un ejercicio de aprendizaje y creación, imponerse limitaciones con motivo de mejora. Esto no quita que muchos de las obras creadas no puedan poseer una calidad u originalidad excepcional. Alejándonos de esa zona de confort del “todo vale” podemos disociar las partes de un larp y mediante esta disección creativa innovar.

Un claro ejemplo es limitar el tiempo de creación. Reducir el tiempo disponible para crear un larp seguramente afectará su calidad, pero a la vez mejorará el ratio tiempo invertido/resultado y aún más importante enseña que gastos de tiempo son superfluos para así en futuras creaciones (ya sin esta limitación autoimpuesta) tengamos claro que acciones malgastan nuestro tiempo.

Otra posibilidad es el uso de una o más de las unidades aristotélicas, pero dada su extensión las describiré en este artículo.

Algunos criterios minimalistas:

  • Criterio aristotélico: Unidad de tiempo, lugar y acción
  • Mínimo tiempo de creación
  • Una persona un personaje (incluyendo organización y colaboradores)
  • WYSIWYG
  • La escala de la pequeña historia
  • Ausencia de recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − dieciseis =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.